El consejo de la mariposa













Vamos, escucha una cosa,
decía una mariposa,
a su hijo en el capullo.

Todo en la tierra es tuyo,
en especial cuida la rosa.

Ejercita bien tu ala,
hazlo con sentimiento,
por si viene un fuerte viento,
y con gran fuerza te jala.

No juegues cerca del suelo,
puede haber un pequeñísimo,
que por que querer agarrarte,
puede apretarte y matarte.

Aléjate de las espinas,
pues si llegas a rasgarte,
te comerán las ardillas,
pues no podrás elevarte.

Y cuando se halle lloviendo,
cúbrete bajo una hoja,
una que sea muy fuerte,
y así me evitas congoja.

Hijo me estás oyendo?

Que lección de aquí sacamos?
Que no basta un buen cobijo,
cuando se ama a un hijo,
también consejos les damos!

Pues para llegar a viejo,
no basta solo salud,
se necesita el consejo,
que forje buena virtud.

Bernardo Arzate

Búsquedas recientes:

Nadie ha llegado a este sitio todavia.

Comenta